Mis inicios en el desarrollo web (Para quien le interese)

echarUnCuento();

Fecha de publicación: 09-04-2021

Erase una vez un joven graduando de ingeniería en sonido, con moderados conocimientos musicales y contento de haber culminado la carrera; dispuesto a salir adelante y con planes para el futuro solidificándose… Pero la realidad del porvenir suele ser una desgraciada y, viviendo en un país de Latinoamérica tan inestable, tus proyectos se pueden venir abajo en cuestión de minutos, sin exagerar. Es bonito, y hasta correcto, pensar que puedes vivir de lo que te gusta hacer, sí, con la forma adecuada se puede pero no todos llegan a hacerlo. Para algunos esa oportunidad llega con ventaja como en los casos de tener a algún familiar, un buen amigo o la recomendación adecuada en el sector donde te desempeñes; contar con esto desde el principio es un tremendo hándicap, también están quienes a pulso deben dar con esa oportunidad, que ojo, tampoco está mal y puede ser motivación para avanzar en el mundo laboral.

Otra cosa que se debería tener en cuenta es que el sistema laboral funciona de forma piramidal y no me refiero a un esquema Ponzi, para que quede más claro, no todos los Cadetes llegan a General. Hay que trabajar y recorrer el camino que se tiene que recorrer para poder estar en la cima.

Lo segundo, no siempre vas a conseguir el puesto de tus sueños, incluso dentro de tu área de experticia. Para esto hay que tener un buen ojo… y algo de suerte.

Y por último, si la oferta laboral no es tan amplia como te pueden pintar en un principio, vas a sufrir.

Pero quitando esa nube negra nube de realidad de los párrafos anteriores, avancemos con la historia, la mía. 😎

Comencé mi incursión por la web con un tema no tan alejado del área del desarrollo: El SEO. Todo fue por recomendación de un amigo que tengo en Colombia y también por un trabajo de traducción que debía hacerle sobre ello (si algún traductor lee esto, por favor, no traduzcas nada sin tener al menos un conocimiento básico del tema); al terminar la guía que me habían encomendado me empapé con el SEO y creé mi primera web con WordPress, fue relativamente sencillo, algún que otro error técnico y un diseño medio feo porque la plantilla que elegí no era la más adecuada pero ahí estaba, exhibiéndose con orgullo. Fue gracias a esa web que aprendí a ver cómo comprar un dominio y un hosting, cómo aparecer en los motores de búsqueda, pelear con las notificaciones absurdas del GSC y estructurar de una mejor manera una página con sus etiquetas HTML, lo cual me llevó al siguiente paso: El desarrollo web.

Esta parte dentro de mis nuevos estudios es la que ha tenido una curva de aprendizaje más lenta, pero más satisfactoria. Cada día hay algo nuevo que aprender, cada día hay alguna actualización, framework o tecnología nueva que revisar (estaba por ver Bootstrap y sale Tailwind 😆), ver cómo las APIs controlan el mundo, Svelte apareciendo en el mercado con el nitro activado ¡y todo lo que falta!

Darme cuenta que puedo manipular el código de una página y no solo arrastrar y pegar con el mouse los elementos que quiero, me motivó a seguir buscando cursos y tutoriales, fue una grata sorpresa ver lo realmente amplio que es este ciber mundo.

Durante todo este proceso de aprendizaje ya había trabajado en diferentes empresas de mi primera carrera: Un teatro, un canal de TV y un estudio de doblaje. Desafortunadamente por un jodido evento mundial del 2020, muchos trabajos tuvieron que adaptarse a la forma remota o cerrar, en mi caso, fue lo último y ver que otros estudios e incluso otras áreas afines estaban tan afectadas que decidí meterme de lleno al desarrollo.

Al momento de escribir este post, apenas estoy empezando. ¿Desarrollador junior quizás? No tengo idea. ¿Pre-junior? ¿Eso existe? Como estudiante me clasifico y lo seguiré siendo al paso que vamos con la tecnología.